Potente y rotunda, así veo la última instalación que expone Ramon Aumedes en Can Palots (Canovelles) hasta el 12 de junio.

Potente, por sus dimensiones. Aumedes ha convertido la Sala Arimany en una obra tridimensional, en ella ha instalado 15 piezas de poliéster de gran tamaño (100x150cm) sobre una pared de 6×6 metros. Opuesta a esta hay una gran pared de vidrio, donde el autor ha creado, a través de una caligrafía ilegible, una enigmática indiana.
Y rotunda, por el dialogo que se crea desde varios puntos de vista entre la pared gráfica y la caligráfica. El espectador puede observar la obra desde fuera, superponiendo la caligrafía sobre la cuadricula posterior, creando una sensación de palimpsesto. También puede entrar en la obra, sintiéndose parte de la instalación y finalmente puede aproximarse a cada una de la paredes enfrontadas y observar la infinita gama de matices conseguida por Aumedes.
“Taques. Histories doméstiques” es una obra compleja, que exige al visitante cierto grado de implicación, pero que no defrauda y sitúa a Ramon Aumedes como uno de los artistas más interesantes de la comarca.

Fotografía: Màrius Gómez